Category: Opinión

La censura de la moción

De moción a moción y tiro porque me toca. Es la versión remasterizada del ‘Panem et circenses’ (pan y circo) del poeta latino Juvenal. Así nos han entretenido durante los últimos días mientras la fiera de la COVID-19 seguía descuartizando vidas humanas, que a priori deberían ser más importantes que las vidas políticas. Dos gatillazos y una escapada hacia adelante. Así se podría titular lo sucedido hasta ahora, porque el espectáculo circense no finalizará hasta el 4 de mayo por la noche, cuando sepamos los resultados de los comicios en la Comunidad de Madrid.

Leer más
Política AstraZéneca

No sé si a la política española se le puede aplicar el mismo mantra que a la vacuna Astrazéneca, afirmando que los beneficios que aporta son mucho mayores que sus posibles riesgos, pero viendo las últimas estrategias, si es que se les puede llamar así, permítanme que lo ponga en duda. Quizás sea fruto de una paranoia, pero tengo la sensación de que en algún momento nuestra realidad se ha desdoblado, dando lugar a dos mundos paralelos que se mueven por necesidades e intereses totalmente antagónicos. Es la única explicación que justifica los últimos comportamientos de la clase política, cuando nuestro país está siendo víctima de una pandemia, que no sólo se está llevando por delante decenas de miles de vidas, sino que está haciendo tambalear muchos de los principios de nuestra sociedad.

Leer más
Esencia leonesa

Menuda decepción. Una más para el zurrón. Resulta que me sobresalto porque veo que es tendencia nacional en Twitter el hashtag #esencialeonesa y automáticamente comienzan a asaltarme los posibles motivos que han parido dicho éxito virtual. Primero pensé que los guardianes de los fogones de ‘Cocinandos’ o ‘Restaurante Pablo’ habrían conseguido la segunda estrella Michelín. Luego que algún literato leonés había ganado algún importante certamen. También imaginé que quizás algún loco ingenioso había creado una colonia con aroma a morcilla. Es más, hasta en un momento de debilidad llegué a pensar que un político con sangre leonesa había defendido por fin ante los molinos del aparato de su partido el terruño patrio.

Leer más
Golpe de estado a la inocencia

Ha pasado algo más de una semana desde el 23-F pero todavía me estoy recuperando de las sensaciones vividas en esa fecha. Y no me refiero a las polémicas que surgieron del acto del 40 aniversario de esa efeméride, que cuatro décadas después, en vez de servir de nexo de unión, se utiliza para pegar tiros al aire, utilizando pólvora ideológica y sectaria. Entiendo que esto no haya sorprendido a nadie, ya que ahora mismo no hay acto, homenaje o declaración institucional que no genere cierta baba rabiosa en las fauces de los que precisamente deberían dar ejemplo de coherencia y de servicio al interés general. Pero no nos desviemos de lo realmente importante sobre lo que me sucedió el 23-F.

Leer más
La cultura de la libertad de expresión

Ahora que van poco a poco apagándose las llamas de las hogueras del sinsentido en diferentes ciudades españolas y, por lo tanto, reduciéndose la temperatura de mis pensamientos y reflexiones, me decido a lanzar este adoquín de letras hacia las hordas sectarias y antidemocráticas que, por desgracia, tanto protagonismo han tenido durante estos últimos días en nuestro país. Unas hordas, por cierto, que están compuestas por dos sectores muy bien diferenciados, los que van con pasamontañas y destruyen a su paso todo lo que encuentran y los que desde diferentes cargos públicos y sólo tapados con mascarillas alientan y aplauden a los que quieren destruir las libertades ganadas con mucho esfuerzo y valentía.

Leer más
Generación Hacendado

Hace unos días, el sociólogo Antonio Blanco, y amigo a tiempo completo del que escribe, tiraba de ironía en un tuit en el que se sorprendía porque tras varios siglos de lucha para liberarnos de diferentes formas de esclavitud, resultaba que terminamos con los móviles colgados del cuello, haciendo alusión a esa moda cada vez más extendida de llevar el smartphone como si fuera una medalla. Deberíamos preguntarnos si de verdad ese apéndice electrónico es un premio o un castigo.

Leer más
Patente de corso para mentir

No sé si alguno de ustedes tenía todavía alguna duda sobre que la política actual es el arte del engaño y de la mentira. Es más, los supuestos servidores públicos la han ido perfeccionando con tal maestría que han conseguido que la mayoría de las cabezas del rebaño lo asuman sin ningún tipo de remordimiento ético y moral. Lo vivido y escuchado esta semana espero que acabe de abrir los ojos a todas aquellas personas de bien que todavía veían con cierto paternalismo a nuestros dirigentes y defendían su compromiso con el interés general.

Leer más
Exiliados tributarios

La dictadura informativa de la Covid-19, que nos lleva alienando desde hace ya demasiados meses, se ve sorprendida en ocasiones por algunos temas que le roban cierto protagonismo. No es algo que suceda muy habitualmente, pero cada vez que se produce, adquiere forma de recordatorio de que en nuestro país hay algo más allá de la Covid-19 y de sus vacunas. Uno de los últimos ejemplos de este hecho ha sido la polémica generada por el anuncio del famoso youtuber El Rubius de trasladar su residencia a Andorra.

Leer más
La lista y los listos de la vacuna

Me extraña que haya personas que aún se sorprendan de lo que está sucediendo con las vacunas. No me refiero al ritmo descompasado de la vacunación según el territorio, que es una muestra más del error garrafal de la transferencia de la Sanidad a las comunidades autónomas. Y en esto Pedro Sánchez queda absuelto de culpa. Habría que mirar hacia atrás en nuestra historia reciente para ver quiénes fueron los ejecutores y cómplices de dicha transferencia, al igual que, por ejemplo, las competencias en Educación. Lo sé, da pereza y quizás a más de uno no le interese, pero la única manera de corregir errores es detectar su origen. Pero volvamos al presente y fijemos nuestra atención en la lista y en los listos de la vacuna.

Leer más
Desinformación oficial

Es indignante ver cómo nuestros dirigentes nos advierten de manera paternalista de los peligros de la desinformación, cuando realmente son ellos quienes en más ocasiones de las deseadas la fomentan con sus actitudes y declaraciones. El daño que ésta genera en la sociedad es el mismo, independientemente de si está provocada por su ignorancia, incompetencia, soberbia o inmoralidad. El problema es que las disculpas o rectificaciones posteriores, si es que las hay, no compensan el daño provocado. Lamentablemente, aunque ya es costumbre, durante los últimos días hemos sido testigos de varias odas a la desinformación oficial al hilo de la cogobernanza, del principio extremeño de prudencia ante las vacunas y de las comparaciones con los exiliados franquistas.

Leer más